Javier Ceballos | Color en arquitectura: ¡Una cuestión de estímulos y sensaciones! por dateando.com

0
Javier Ceballos - Color en arquitectura ¡Una cuestión de estímulos y sensaciones! - FOTO


El color en arquitectura tiene un enorme poder emotivo tanto en interiores como en exteriores arquitectónicos, siendo un elemento integral, y no solo es importante desde el punto de vista estético, sino que también tiene una gran importancia psico-sensorial

 

DAT.- El papel que juega el color en el mundo de la arquitectura es uno muy importante pues se trata de una sinergia responsable de una serie de estímulos conscientes y subconscientes. Y es que, además de los elementos constructivos que componen un objeto arquitectónico, la aplicación de colores en las superficies también influye en la experiencia del usuario del espacio.

Explica Javier Ceballos que una sensación de colorido se produce por los matices de la luz refractada o reflejada por un material. Comúnmente la palabra color se designa a aquellos matices que funcionan como estímulos en una sensación cromática.

El color puede asociarse con la psicología, el simbolismo e incluso el misticismo; los colores adquieren diferentes significados según el período artístico, histórico o cultural. El color en arquitectura también puede mostrar cierto volumen o detalle constructivo, o imitar visualmente ciertos aspectos del espacio. También puede proporcionar un conjunto de emociones o efectos visuales.

Pero el color en arquitectura no existe sin la presencia de luz… Y es que, el color en arquitectura no tiene existencia material: es solo la sensación que producen ciertas organizaciones nerviosas bajo la acción de la luz, con más precisión, la acción provocada por la acción de la luz sobre el órgano de la visión.

El color en arquitectura está íntimamente ligado a los estímulos psicológicos y puede combinarse con el volumen y la forma de cada proyecto.

Psicología del color en arquitectura

  • Blanco: Las paredes blancas se encuentran entre las características más comunes de la arquitectura moderna por sus connotaciones de pureza y limpieza. En las paredes exteriores, son propicias para sombras dramáticas y fachadas planas e inmaculadas, mientras que las paredes blancas interiores pueden hacer que los usuarios se sientan tranquilos pero alerta. Los techos y paredes blancas también ayudan a difundir la luz, haciendo que los espacios interiores parezcan más brillantes.
  • Negro: Los edificios negros tienden a parecer fríos y contemplativos, aunque también pueden percibirse como siniestros en ciertas situaciones. La iluminación cuidadosa en interiores negros y en exteriores negros puede hacer que las habitaciones y las fachadas se sientan menos oscuras y opresivas. Si bien la arquitectura de madera negra puede parecer rústica e introvertida, los detalles de metal negro a menudo se sienten elegantes y modernos.
  • Azul: Transmite la sensación de positividad, confianza y seguridad. Se utiliza a menudo en espacios comerciales y empresariales, como agencias bancarias, oficinas y empresas. En los techos, connota lo celestial, mientras que los elementos azules individuales, como columnas o muebles, se encuentran entre los usos más comunes del color en la arquitectura primaria. Las instalaciones de luz azul también se encuentran entre las más efectivas en espacios al aire libre.
  • Amarillo: Retrata optimismo, curiosidad, jovialidad y una atmósfera luminosa. Se utiliza con frecuencia en espacios comerciales o restaurantes para llamar la atención de los peatones. El amarillo es constantemente radiante y alegre, y se puede usar tanto en todo el espacio como para resaltar elementos específicos de una manera que no abrume tanto como el rojo.
    Se usa comúnmente en espacios para niños como guarderías y jardines de infancia, y para hacer que cualquier espacio gris o sombrío parezca instantáneamente más animado. Los tonos amarillos más pálidos o anaranjados pueden parecer más tranquilos.

 

LEA TAMBIÉN | Javier Ceballos | ¡Entérate! Fachadas: ¿Qué son y cuántos tipos existen?

 

  • Rojo: Este color en arquitectura muestra energía, entusiasmo, impulso. Por ello, se utiliza habitualmente en espacios comerciales, como tiendas o establecimientos de comida rápida, ya que retrata una cierta compulsividad y deseo del consumidor. El rojo puede connotar pasión, emoción o calidez dependiendo de su tono preciso, pero también puede estar asociado con miedo o peligro. La forma en que se usa el color en arquitectura y cómo se distribuye el espacio puede determinar cómo se percibe exactamente.
    Los tonos granates más oscuros pueden parecer sensuales y atractivos, mientras que los rojos neón brillantes son agradables y llamativos. El rojo que lo abarca todo, si se hace mal, puede parecer dominante, pero si se hace de manera efectiva puede crear una experiencia ambiental única. Los toques de rojo en espacios de colores más neutros también pueden ser un método muy eficaz para llamar la atención de las personas sobre objetos o elementos específicos.
  • Verde: Evoca calma, tranquilidad, serenidad y bienestar. Se utiliza habitualmente en espacios asociados a la salud y el bienestar, como hospitales y centros de relajación. Otro color en arquitectura un poco inusual, el verde, particularmente el verde esmeralda o el verde pastel, es muy relajante y relajante. Incluso el verde neón, por brillante que sea, generalmente parece más tranquilo que otros colores neón.
    Sin embargo, el amarillo verdoso, si se usa mal, puede parecer extrañamente clínico, particularmente en yuxtaposición con el blanco. Externamente, las paredes verdes y los techos verdes sugieren sostenibilidad y connotan calidez amigable.
  • Naranja: El resultado de la combinación de amarillo y rojo, el naranja proyecta una idea de intensidad, creatividad, euforia y entusiasmo. A menudo se utiliza en entornos creativos, como oficinas, estudios y escuelas. Si se usa junto con el azul, transmite la idea de impulsividad y confianza, por lo que es adoptado por agencias y oficinas bancarias. Aunque los usos arquitectónicos del color naranja son inusuales, pueden crear espacios tranquilos, luminosos y amigables.
    Menos ostentosos que el rojo, los espacios naranjas son más tranquilos pero aún brillantes y joviales. Debido a que es menos agresivo, también es menos riesgoso usarlo en abundancia.
  • Púrpura: El púrpura, como el azul, puede ser suave y relajante, pero en mayor medida, en particular el púrpura pastel en entornos de luz difusa. El neón violeta, en particular las luces neón violetas, son divertidas, brillantes y emocionantes, y pueden causar una impresión duradera debido a su singularidad.

 

(Con información de Javier Ceballos)



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *