Hay una combinación de sabores que es poco común, pero a nosotros nos encanta, es la manzana y el café, y en algunas de nuestras recetas de desayunos, postres y meriendas lo habréis visto. Y por supuesto, os animamos a probarlas si todavía no habéis descubierto esta armonía, aunque puede que os apetezca empezar por nuestra receta de compota de manzana al café sin azúcar y que está lista en 15 minutos.

Hemos aprovechado que teníamos varias manzanas Golden que habían perdido el lustre para hacer nuestra compota de manzana favorita y que entre sus características distintas a las de la compota tradicional es lo que ya hemos comentado, que no le añadimos azúcar. Y es que no nos parece que le haga falta, la manzana ya es suficientemente dulce y nuestro paladar no necesita que se le empalague con excesos. También lo hacemos con las mermeladas, la fórmula tradicional de 50/50 fruta y azúcar pasó a la historia.

Quienes necesitéis reducir poco a poco el umbral de dulzor al que tenéis acostumbrado a vuestro paladar, podéis añadir un poco de azúcar o algún edulcorante acalórico a esta preparación que, como veréis a continuación, no puede ser más fácil. Nosotros la preparamos en el microondas porque en 10 minutos tenemos cocido casi un kilo de manzanas, pero también se puede hacer en una olla.

En ese caso, os recomendamos añadir un dedo de agua y tapar la olla para que se cocine al vapor, la temperatura del fuego deberá ser media-baja. Y ya veréis que el resto es añadir el café, triturar, probar y rectificar si se desea (podéis probar si os gusta darle un toque de canela o de vainilla) y dejar enfriar para empezar a disfrutar de esta compota de manzana con café en vuestras tostadas, con el yogur o la cuajada, como relleno de unas crepes…

Ingredientes

  • 1 kilo de manzanas
  • 5-6 gramos de café soluble
  • endulzante o edulcorante (opcional)
  • ½ c/c de xantana (opcional).

Elaboración

Pela las manzanas, retira el corazón y el pedúnculo y córtalas en gajos no muy gruesos. Ponlas en un recipiente amplio apto para microondas y programa 10 minutos a máxima potencia.

Si quieres cocinar las manzanas en una olla, ya te hemos explicado arriba cómo hacerlo, y por supuesto, también se podrían cocer las manzanas en el horno o en la freidora de aire.

Tritura las manzanas, no necesitan ningún líquido añadido. Añade el café soluble, que puede ser descafeinado, y empieza poniendo la mitad por si quieres que su sabor sea sutil, para añadir más siempre hay tiempo.

La xantana es opcional, si la tienes puedes añadirla para dar una textura más homogénea y fina a la compota, y le proporciona más estabilidad. Pero hay que añadir muy poca cantidad para que no quede una textura gelatinosa.

Prueba la compota de manzana y café y rectifica si fuera necesario con endulzante, canela, vainilla y listo. Si quieres una compota más durita, puedes volver a llevarla al cazo y cocinar a fuego suave hasta que reduzca un poco y tenga la textura deseada.

Acabado y presentación

Prepara varios tarros de compota al café para compartirla con la familia o los amigos, pero como el que reparte se queda la mejor parte, quédate con el tarro más grande para disfrutarlo en tus desayunos, postres y meriendas. ¡Buena cocina y buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *